El tranvía

Corría el año 1883 y corría más rápido que otros años. Tenía planeado pasar la primavera con la tía Adela. Había desarrollado repentinamente una alergia a la tiza que no me permitía terminar el curso sin sufrir episodios agudos de asma, principalmente en la clase de lengua. Abril llegó y con él, el cambio de aires que habían programado para el mí. Recuerdo cuando la vi … Continúa leyendo El tranvía

Odontólogo

Coincidimos en una conferencia de odontólogos hace unos 2 años o, quizás, 3 días. Los dientes son pocos, manejables y sensibles, como un discreto animal de compañía. Eso nos genera un acuciado ego, intercalado con un creciente síndrome de Edipo. Apenas intercambiamos un par de palabras. Entre odontógos, existe un código de caballeros, que nos inclina a defender nuestro territorio con una pizca de desconfianza. De ahí que no nos … Continúa leyendo Odontólogo

Muerte en los McDonald’s

McDonald’s  como porquerizas. Piaras de cerdos humanos chillando y rebosando grasa, sórdido líquido espeso que también gotea de sus cerebros. Chillan y gritan hasta estallarme 1000 veces, apenas batallas ganadas de una gloriosa guerra de estupidez. Seres humanos fabricados en masa como hamburguesas, vidas mal-gestionadas como franquicias. Ganas de huir. Sólo encuentro refugio en los supermercados. Continúa leyendo Muerte en los McDonald’s

Rodolfo

La primera vez que la vi se llamaba Rodolfo. Quizás resulta paradójico y, ciertamente parapléjico, como las personas cambian cuando menos te lo esperas. Aletargadas como perezosos mudan su dudosa piel y un día, tal vez soleado, porque los momentos alegres son los más propicios para el cambio, Rodolfo pliega su chaqueta de Vichy mientras juguetea con un mechón de pelo rubio, su suave y bien-perfumado … Continúa leyendo Rodolfo