De puntillas, me acerqué al armario y, sin prisa, elegí el color, que vestiría mi alma nueva, aquella mañana.

Anuncios

El alma del gato

El alma del gato cura el dolor de estómago y, en ocasiones, las anemias del corazón.

Reflejos

Caminaba por las calles de Valencia y me encontré así, erguida en la roca y embadurnada de rasos, tules y merengues... Desdoblada, nuevamente, me regañé con gusto y sin mediarme saludo me fui, se quedó, nos alejamos.

El traje de la criada

Humilde, mostraba el yugo a los demás, como si el corazón propio pudiera guardarse en una servilleta mojada. Perlas manchadas con sangre y agua de colonia para una tarde de domingo.

Los signos

Bajo el microscopio, el signo de la excusa se reveló inconcluso. Acaso una luna llena, rebosada y descentrada le mintió? la encontraron tirada, abatida de una coma, muerta por un punto y final.

Locos, solos

Nacemos nosotros Solo contigo So (loco) ntigo loco (s) Enamorados En (amor a) dos o a tres... a una: la vida da, aúna, a ti a mí Siempre locos, siempre solos   Para Manuel Alonso

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑