Ha dejado de llover…y, con fuerza, el sol se abre paso entre las nubes. Los charcos de la calle, evaporándose, apenás reflejan la mirada de un perro vagabundo. Ole, sal a la calle y alegra esa cara, hombre!

Anuncios