Las 4 de la tarde

Era una tarde de Abril, esta vez de un lunes cualquiera en una calle anodina, parecida a otras doscientas, aferradas con gris a una ciudad llamada, a veces, Madrid. Las cuatro de la tarde marca un reloj a pilas, producto de la suerte y de una oferta de la pizzeria Manoli, ahora sexshop, cansada de perder clientes y ganar deudas. Nos encontramos en ese momento del día en el que, tras el festín del almuerzo, la furia y la ansiedad se diluyen, sin mezclarse, en un agradable hastío y sopor, que nos hace dejar pasar la vida lentamente, sin que ello nos preocupe o moleste.

Y es en ese momento, ni antes ni después, cuando a Ole, envuelto en su chaqueta de felpa, le gusta reflexionar sobre los asuntos importantes, que no serios ni complicados, simplemente importantes, como, por ejemplo, averiguar el porqué nos gusta un tipo de gente o si conviene a un sexagenario llevar camisas de lunares a la vez que pantalón de pinzas.

Toda esta meditación transcendental y dichos y diretes interiores puede acompañarse con la música de la radio en la que alguna canta-autora bajita y sonrosada nos deleita con sus melodías blandas y rosas, suaves e inexpertas llenas de cálida sensiblería y promesas de una vida fácil y feliz.

Pero, por si esto no bastara para propiciar el idilio, ponga un poco de café en una cafetera italiana, a ser posible, y déjese llevar por rugido del líquido elemento pidiendo salir a respirar aire fresco y huela, huela sin miedo, que el olor es gratis y sienta bien al organismo.

Son las cinco de la tarde, hora del volver al mundo…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: