el mirador

Puedo tocar desde aquí la arena que arrastra el viento del este. Suave y sutil, como las horas que paso contigo, se desliza entre mis dedos para no volver, por ahora…

Las olas se amontonan para desaparecer en un momento; no dejan rastro pero sabemos que siempre están ahí. Otras vendrán para recordarnos la eternidad de lo efímero. Siempre se nos olvida algo…¡Qué evocador es este mirador!

Cuando Ole se informó de los detalles de la excursión de fin de semana a Matalascañas anunciada en la puerta de la charcutería del barrio, no se imaginaba la dimensión de la experiencia turística que estaba por disfrutar. Si bien incluía el viaje de 9 horas en autocar con una parada que tanto le estimulaba, no suponía que le iba a hacer tanta ilusión que el alojamiento fuera en el hostal de una estrella en la famosa plaza de Edelmiro Castro, a tan solo 20 minutos del centro histórico y a 36 de la playa, yendo a buen paso.

Comprueban, colmados de placer, el arsenal higiénico que se desplega sobre la balda de cristal del baño, bajo el espejo y que suele hacer las delicias de cualquiera, especialmente la redecilla para el pelo en aquél que lo conserva. Ni que comentar tiene la esponjilla para abrillantar los zapatos, tan oportuna cuando se va a salir a cenar espetos con prisas. Margarita disfruta oliendo el gel de aceite de oliva y descubriendo el paquetito de tissues que hay dentro de la cesta.

Recompuestos de la emoción ante tal despliegue de medios deciden salir a inspeccionar los alrededores y encontrar lugar para cenar algo; el sándwich mixto de la parada del viaje les parecía tan lejano como aquellos recreos en el patio después la clase de “mates”.

Ya vestidos con sus mejores galas, aireando las prendas acogotadas minutos antes por la falta de espacio dentro de la maleta, salen a comer la mejor fritura de “pescaitos” del lugar y dan con el paseo marítimo y allí, a los pies del mirador, desde donde la mirada parte a lugares lejanos y la imaginación vuela sin límites, deciden disfrutar de una velada sin par.

Anuncios

Un comentario sobre “el mirador

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: