Un telediario común en el mundo actual…

Defínalo con tres adjetivos: duro, de oír, difícil, de digerir [póngame un poco de bicarbonato, por favor],  y altamente corrosivo, si se dispone de una mente blanda o de tipo sensible.

Eso pensaba Ole mientras una mujer rubia con rostro de acero: frío, inmaculado y, por consiguiente, inerte, daba las previsiones generales para su longevo terruño teutón, feudo incuestionable, amo del planeta Europa.

Poco a poco, el sopor se hacía un hueco entre sus carnes perennes y, como una inyección letal, le inoculaba el tibio suero de Morfeo, que otros llamamos tintorro en la tasca del tío Juán.  Ahora, su cuerpo era más fuerte, su pelo más largo y pajizo y entre palabra y palabra castiza se le iban colando algunas extrañas silabas, muy largas y siseantes, con extraños acentos y resonancias.

– Vamos, Witerico, no seas remolón y recítame de memoria la lista de los reyes Borbones en España:

Número 1: Felipe de Anjou, también conocido conocido como Felipe V…

Número 2: número dos, número dos…

 

Ay, qué difícil es ser un godo…

 

Anuncios