La pared del final de la calle

La mancha en la pared la observa. Quizás, duerme en sus pensamientos la princesa de tinta (china).
Pero es tiempo de apagar y encender la luz rota, que yace en el desconchón, todavía caliente…
Tres de la tarde. Han caído los muros con entusiasmo. Vemos a la princesa, entre los escombros amoratados, sonreír para las noticias de las cinco.
No mide menos de 2 kilos, seis colores y media cara de póquer. Aunque su aliento, en las noches grises, puede alcanzar Marruecos.
Frío, calor, otra vez frío. Durmiendo en la pared, hasta las manchas se vuelven gélidas.
Aquella noche paseaba por la plaza y, entre bostezos, planeé tumbarme allí, en la cama pintada de tiza.
Así, junto a mi lámpara de pared, puedo observar todos los sueños de la ciudad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: