dudaSe encuentra en cualquier rincón, tanto dentro como fuera del hogar. Parece combinar con todo, es decir, tiene la peculiaridad de ser… irresistible. No es que sea pretenciosa, no; pero siempre aparece cuando nadie la busca, aparece sin más, como si estuviera esperando ese breve momento de debilidad que nos hace flaquear y nos convence de su necesaria presencia. ¡Si, eso es! Incluso hay momentos en los que te sientes orgulloso de ser su pareja de baile y aspiras a celebrar las bodas de oro con ella… Te eleva el espíritu, y se convierte en una “actitud vital”, si la sabes entender…

¿Qué podemos hacer? Expertos en la materia dicen, en la radio y a menudo por escrito, que es razonable, aunque a veces ofende. No podemos, ni debemos vivir sin ella… y aún así, siempre la superamos para poder seguir adelante…

– Creo que tanto jugar a las adivinanzas me ha afectado un poco… la próxima vez, jugamos al parchís. ¿O mejor a las cartas?

Anuncios