Odontólogo

Coincidimos en una conferencia de odontólogos hace unos 2 años o, quizás, 3 días. Los dientes son pocos, manejables y sensibles, como un discreto animal de compañía. Eso nos genera un acuciado ego, intercalado con un creciente síndrome de Edipo. Apenas intercambiamos un par de palabras. Entre odontógos, existe un código de caballeros, que nos inclina a defender nuestro territorio con una pizca de desconfianza. De ahí que no nos entreguemos fácilmente a la conversación ociosa. Un mal movimiento y daríamos, de inmediato, una pista fatal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: