Anuncios

La ventana del patio

Encerrada, malla, óxido, metal tus olores cotidianos. Intramuros salen las lágrimas, desahuciadas, convertidas en tiza y polvo. Gritas, el silencio se escurre en el desagüe, amarillo, como noche de insomnio. Alma apenas esbozada, en aquella pared, lejos, rota, las hormigas te acarician.

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑