Calor

Tiempos de ventiladores tarambanas sin pulsiones telemáticas. Asumo este calor amarillo en los días rojos de distancias grises y hormigas carnívoras.

De puntillas, me acerqué al armario y, sin prisa, elegí el color, que vestiría mi alma limpia, aquella mañana.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑